Los discos del año

Martes 23 diciembre 2008

En lugar de hacer listas de lo mejor del año, una amiga me ha inspirado algo parecido a una carta inversa a los Reyes Magos. Me explicaré, el juego consiste en que vosotros, los amigos que me leen o cualquier persona que esté por este blog de paso, me recomendéis vuestro disco del año, aquel descubrimiento que os ha marcado o sencillamente el que más os apetezca, después SS.MM. mis Reyes Magos se ocuparán de que me sean convenientemente regalados y así se cierra el círculo y yo seré feliz. Molts d’anys a tots, bon Nadal i bon cap d’any i un molt feliç i venturós 2009.

¡Viva la vida!

Sábado 8 noviembre 2008

Portada de Viva la vida

Uno: Yo no soy muy de Coldplay, seguí sus dos primeros discos y el tercero ni lo escuché; en definitiva, jamás llegaron a interesarme lo suficiente como para decidirme a comprar los discos. Dos: Viva la vida (or death and all his friends) es un discazo. No sé si será por los productores (Eno, Dravs y Simpson), la influencia de Markus Dravs (Arcade Fire) es notable (otros opinan que destaca más la de Eno) y les sienta de maravilla; o porque con el tiempo transcurrido desde el anterior trabajo sólo dejaba dos opciones posibles: renovarse o morir; o porque han hecho lo que les ha dado la gana, hasta despistarnos con canciones que no empiezan donde comienza la pista física del cd para reforzar la idea de que este trabajo es un todo continuo más que una simple secuencia de canciones. O ninguna de las anteriores o por todo ello a la vez, pero lo cierto es que lo han bordado. Viva la vida (or death and all his friends) es un gran disco, de lo mejor del 2008.

Y ya que hablamos de discos buenos y de los otros -los mediocres y los simplemente malos-, Donkey, la segunda entrega de CSS pertenece al grupo de los segundos, es decir, no llega al listón del debut, entretiene y se deja escuchar pero no brilla. Les acompañan The Pinker Tones que desde el formidable A million colour revolution andan algo despistados y Wild Animals obtiene una calabaza porque sólo se salvan algunos temas pero nada más. Otros que tampoco destacan son REM porque Accelerate, aunque supone un cambio de actitud, no termina de convencer y deberían seguir esforzándose más y demostrarnos que hay vida más allá de sus clásicos. Y entre los alumnos aventajados se cuentan Death Cab for Cutie porque Narrow Stairs aún no siendo su obra cumbre es un buen disco, absolutamente recomendable.

Y este era un apunte que tenía escrito  desde principios de verano, cuando salió el disco, y que por desidia no había publicado todavía; los otros grupos y trabajos que comento son los que escuchaba también por entonces.