Archivo de la categoría 'Blog'

¿Y ahora qué?

Domingo 22 noviembre 2009

No sé. Estoy harto de la pobre señal/ruido de twitter y asimilados, verdadero verdugo de no pocos blogs: lo llaman microbloging pero a mí me parece más real y adecuado denominarlos fastblogging (expresado con la misma intención que la que usaría para el término fastfood).

Si hablamos de música y músicos, de industria discográfica, de alta fidelidad y de nosotros mismos los consumidores, como hacía en el tan lejano marzo de 2008 (aquí y aquí), la pregunta ¿y ahora qué? va del fin de una época, significa que el disco compacto (el dvd no cuenta) es y será el último soporte físico para la música que conoceremos. Adiós. Y lo peor no será dejar de comprar un producto tangible, algo que podíamos coleccionar y sobre el que podíamos escribir una nota que ataría para siempre algún recuerdo o una persona a esa obra y a ese momento, no, lo peor es que ahora quizá no nos quede otra opción que acostumbrarnos a una experiencia musical incompleta, mermada, como de juguete… hemos vuelto a la radio de onda media, ahora que conocíamos la frecuencia modulada, nos hemos dejado engañar (de nuevo) y supuestamente disfrutamos de la música que escuchamos, una música enlatada de inferior calidad a la de la década anterior. ¿Evolución? No, sinceramente no lo creo.

Bien, ya hemos desalojado nuestras estanterías de los pesados vinilos y compact discs, escuchamos exclusivamente música digital que por supuesto no adquirimos salvo casos de fierza mayor, la descargamos con esa falsa media sonrisa igual de gratuita que la música que hemos bajado y la reproducimos en un reproductor portátil que no cuesta más de 200 € o en el computador o la pasamos a un cd o dvd regrabable y lo ponemos en la bandeja de un reproductor en el que hemos invertido poco más de lo que nos costó nuestro flamante walkman digital. Sobre el resto del equipo de audio mejor ni hablar al igual que sobre las condiciones acústicas de la sala (¿qué es eso?). La sonrisa nos sienta bien en la cara de tonto que se nos ha quedado: ahora ya nos conformamos con un mp3 cutre (¡pero gratis!) codificado a 160 ó 192 kbps qué-suena-de-muerte, ¿y de verdad te gusta la música?

A pesar de todo estamos de enhorabuena porque ahora tenemos Spotify, que desde luego como emisora de radio a la carta para los tiempos que corren está más que bien pero que no deja de ser música enlatada de calidad paupérrima. Y nosotros felices: lo que no se escucha no existe. Y menos mal (esta vez sin ironía) que también existe Bandcamp, una plataforma de publicación de música con opción para formatos de audio digital de calidad orientada a músicos.

Yo reivindico que se destierre ya el formato mp3 y cualquier otro tipo de codificación con pérdida, que la industria (los fabricantes de equipos, los de software y las compañías discográficas o quien las sustituya) eleven un formato de música digital de calidad a la categoría de estándar. Al fin y al cabo el formato no lo elegimos los consumidores sino ellos, nosotros simplemente lo adoptamos igual que en su día sucedió con el cd (pcm audio) o el mp3. Por ese motivo nuestros reproductores portátiles, teléfonos móviles, software de reproducción, equipos de alta fidelidad, etc. tienen que venir de fábrica con soporte para ese nuevo formato estandarizado, lamentablemente no puede ser una elección de cada usuario porque en ese caso puede llegar a costar muchísimo reeducar al público acostumbrado al audio de calidad Lo-Fi.

Al margen del futuro de la industria musical, hablando en un plano digamos personal: ¿y ahora qué? Pues, no sé. Dentro de poco me mudaré a una nueva casa, este año he estado viajando más que nunca en mi vida, he dejado de tomar clases de guitarra y mis visitas al gimnasio son bastante irregulares (por decirlo suavemente), ese desagradable kilo y medio extra se ha instalado en mi cuerpo y no parece que quiera marcharse, continúo comprando muchos discos, ayer me perdí un concierto de Alondra Bentley por un error en el horario publicado en el Youthing pero, en cambio, llegué a tiempo al Auditori d’Alcudia y disfruté y me reí con la obra Pagagnini de Yllana Teatre y Ara Malikian, aunque si se me hubiera concedido un deseo habría pedido que me cambiaran al resto del público (como en las películas americanas de juicios y jurados). Además, el miércoles próximo con suerte no me perderé la segunda visita a la isla de The Wave Pictures y siento un mono tremendo de fotografiar conciertos y también me gustaría publicar esas fotos de nuevo aquí en el blog. Y bueno, la verdad es que desearía borrar de mi facebook a algunas personas con incontinencia egoinformativa y baja relación S/R… ¿y ahora qué? Ya veremos.

Gerundio de volver

Lunes 3 noviembre 2008

Son ya muchos meses, demasiados, sin actualizar este blog. Y no puede ser. Durante todo este tiempo no he dejado de disfrutar de la música en directo y tampoco he abandonado la afición por la fotografía, lo cual significa que guardo una buena colección de instantáneas esperando a ser publicadas (y que deberé encontrar alguna fórmula para sacarlas a la luz).

No es excusa, pero la verdad es que he estado ocupado: un verano agitado y mucho trabajo, nuevas incorporaciones al equipo, también el examen para el título de patrón de embarcación de recreo, y luego los preceptivos -y esperadísimos- quince días de vacaciones con viaje incluido, y antes una fiesta (underground cinderella) en el local que hemos reformado para convertirlo en aparcamientos, y más tarde las prácticas de navegación, de las cuales os dejo una muestra (para los que no me conozcan, yo soy el tipo que anda concentrado en las lanas de las velas) y que consiguieron que me perdiera la Fira del Disc por primera vez en mucho tiempo.

Y claro, un montón de cosas por hacer: actualizar el blog y colgar fotos por supuesto, pero también dedicar más tiempo a mis clases de guitarra, poner en marcha el nuevo servidor para miliamperios y popigirl y actualizar el software que los alimenta, cambiarle un poco la cara al blog -que ya le viene haciendo falta-, dedicar más tiempo a todas las personas que saben que lo merecen y quedar más con los amigos también… pero ya estoy volviendo.

Navegando a vela por la bahía de Palma

Día del Emprendedor 2008

Domingo 25 mayo 2008

Este pasado jueves 22 de mayo tuve la oportunidad de participar en las actividades organizadas con motivo de la celebración del Día del Emprendedor. En realidad esto no es una novedad, y de hecho se ha convertido en una costumbre porque ya va por el tercer año consecutivo en que participo. Pero en esta ocasión la experiencia ha sido doblemente gratificante. Primero porque he vuelto a coexponer con Miguel Ángel, y segundo porque hemos hecho doblete: primero en Palma, abriendo la sesión de la mañana en el edificio del Gran Hotel, sede de la Fundació La Caixa en la ciudad, y después, ya por la tarde, a las 19:30 h., en la sede del Consell Insular de Formentera.

(más…)

Explicaciones

Lunes 3 marzo 2008

¿Qué dónde he estado? A veces cuanto más tiempo pasas sin hacer algo menos ganas tienes de hacerlo de nuevo. Esto es una parte de la respuesta, la otra sería el porqué dejé de escribir en el blog. Y, siento confesarlo, a esa cuestión no hay una respuesta clara, una razón de peso, algo importante, un motivo concreto, sólo un cúmulo de circunstancias en principio inconexas.

Lo primero que pasó fue que a finales de diciembre cambié de ordenador y me pasé a Mac. Como buen informático, estuve un tiempo jugando hasta dominar el nuevo sistema operatipo, es decir, lo único que me apetecía hacer era familiarizarme con él, no trabajar. A la vuelta de las vacaciones de navidad, me encontré con un montón de trabajo con fechas de entrega comprometidas. Además, coincidió que, como cada año, a finales de enero se celebró Fitur y resulta que este año participábamos con un stand compartido. Resultado: más trabajo.

La verdad es que, exceptuando el concierto de Joan Valent del Día de las Baleares en la Catedral, y el increiblemente magnífico y absolutamente inolvidable concierto de Salvatore Acardo acompañado de la Sinfónica de Baleares en el Auditórium, por culpa de una faringítis aguda con síntomas gripales que me ha tenido machacado estas semanas, el último concierto de rock que he visto es el de Echo & The Bunnymen de las fiestas de Sant Sebastià; ni Chevelles ni Simon Finn ni Joe Henry ni fiesta demoscópica… na de na.

En algún momento durante este pasado mes de febrero he deseado volver a escribir, pero es que antes del parón me quedé a medio publicar -está escrito a falta de subir las fotos- el apunte sobre el concierto de presentación del disco de Nova Ternura y, con el rollo del ordenador nuevo no tenía forma de preparar las miniaturas como suelo hacerlo, así que, se me fue quedando atascado este post y eso me daba tanta rabia que menos ganas de escribir sobre cualquier otro tema tenía.

Y ese es todo el misterio. Con un poco de esfuerzo conseguiré sacar el apunte sobre NT y todo volverá a la normalidad. Pero una cosa es segura: lo único de lo que no me apetece hablar es de política.

Anacronismos, comentarios y alusiones

Martes 6 noviembre 2007

¿Qué hacer cuando alguien comenta en el blog un apunte ya pasado, bueno, más que pasado o antiguo o histórico, yo diría mejor, obsoleto pues su vigencia está ligada al contexto temporal en el que se publicó; sobre todo cuando en ese apunte uno descargó su rabia por un hecho que le había disgustado, y, aún más, cuando a uno le da la sensación de que el comentarista no ha entendido que la rabia de uno iba dirigida al hecho más que al personaje? ¿qué se puede hacer? ¿cómo actuar en un caso así?

Cuando en noviembre de 2007 se dicen cosas como ésta sobre un apunte de mediados de marzo de 2006, no sé muy bien que pensar pero desde luego me parece que estamos ante un claro anacronismo. Lógicamente, el enfado y la rabia originales ya no existen, desaparecieron de mi corazón y cerebro hace mucho tiempo, luego no tiene sentido replicar al comentarista diciéndole que es/era mi opinión personal y que en mi blog personal digo y hago lo que me viene en gana. Cerrar la posibilidad de expresarse sobre cualquier apunte, por muy antiguo que éste sea, me parece cerrar la puerta a potenciales encuentros interesantes e ideas enriquecedoras, y por eso no lo hago, al igual que tampoco elimino comentarios contrarios a mi opinión siempre que mantengan un mínimo de educación y respeto.

Y he aquí que volvemos a estar como al principio, es decir, entre sorprendidos y algo desorientados pero sin una opinión clara sobre cómo reaccionar en estos casos. Por eso, tu comentario, Robert, se queda donde está y listos; no estoy de acuerdo con mucho de lo que dices pero considero innecesario explicarme más o mejor sobre el caso o reabrir el debate. En cualquier caso, una reflexión final de espíritu balsámico para fans entusiastas e incorruptibles de lo que sea: recordad que no todas las acciones o hechos de un artista son arte.

Anuncia tu blog en tu CV

Miércoles 21 marzo 2007

Hoy he recibido un CV de una diseñadora gráfica; el primero que recibo que incluye entre sus datos personales la dirección web de su blog, justo a continuación de la dirección de correo electrónico. Ella dice que sólo es un inicio de blog y además lo utiliza casi exclusivamente como escaparate de sus trabajos, pero a mí me ha fascinado. Por cierto, la chica parece bastante buena en identidad corporativa e imagen de marca. No lo enlazo por razones obvias.

Aviso para escritores de blogs

Martes 13 febrero 2007

A mí me pasó desapercibido, pero no así a mi amigo Toni G. Gracias.

Coge el penúltimo número del Youthing, el 326, ábrelo por la página 23 y lee la columna de cine de Rafael Gallego “Estrenadas”; fíjate en el comienzo de la segunda reseña, la que corresponde a la película Bobby de Emilio Estévez.

“Aviso para los que escriben en los blogs y lamentan que se hable de política en esta columna: voy a volver a hacerlo.”

¿Se referirá a mí? (despitados o visitantes ocasionales, lean mi anterior apunte Hablar por hablar). Si es así, desde luego me siento honrado, no de un modo meramente personal y egoista, sino más bien en un sentido comunal: por la satisfacción de comprobar en mis carnes que lo que se dice en un modesto blog puede influir -de alguna manera- en la sociedad.

Esta vez, por lo menos, meterse en política está totalmente justificado ya que el film Bobby (por Bobby Kenedy) debe tratar obviamente de eso, de política. Y no me importa incluso que Rafael Gallego nos obsequie con su opinión personal sobre el Presidente Bush. Además, en esta ocasión la relación entre comentarios más o menos gratuitos, u oportunistas -como él mismo los define-, y la crítica puramente cinematográfica es mucho más favorable al contenido. De buen rollo, ¿eh?

Gran éxito del primer desafío CPI

Lunes 30 octubre 2006

Vía este apunte en el blog de Ricardo Galli llego a CPI, un sorprendente -por lo entretenido, didáctico y divertido- blog colaborativo sobre ciencia, tecnología, matemáticas y otras cosas. Ellos son los ideólogos e instigadores del primer desafío CPI: una llamada a ponerse a bailar en los lugares más inesperados y filmarlo para después compartirlo con la comunidad; un desafío inspirado en las hazañas bailongas de Matt Harding, que ha concluido con un éxito impresionante, no en vano, el video que han editado continúa todavía en el número 1 del ranking de Google Video. Los números lo dicen todo: 143 videos recibidos, 43 países, 20 provincias españolas, 106 protagonistas, y un buen puñado de horas de edición de vídeo para obtener el resultado.

Para enterarte de todo de primera mano: Reflexiones sobre el resultado del desafío CPI en CPI.

Además de resultar divertidísimo ver bailar así al personal, el montaje es digno de elogiar por haber sabido conjugar los diferentes y personalísimos estilos de baile de la gente y dotarlos de una banda sonora que les de unidad y coherencia. Y lo que me parece más interesante de la experiencia no es el aspecto lúdico sino el social, la interacción entre el mundo físico y este otro, el virtual -por llamarlo de alguna manera-. Si me hubiera enterado con tiempo creo que yo también hubiera bailado en cada ciudad de mi reciente viaje de vacaciones, ¿tú no?

Anuncio del fin de los servicios mínimos

Martes 26 septiembre 2006

No fue premeditado sino todo lo contrario, sencillamente sucedió; deje de escribir porque empezé a dedicar tiempo a otras aficiones -y aún sigo- y porque la auto-obligación de publicar fotos de conciertos se me hizo grande -todavía tengo pendientes las del Waiting for Waits-, pero también porque si tienes que llegar al trabajo a las ocho, no puedes acostarte tarde y yo suelo publicar de noche -que es cuando tengo, o mejor dicho robo, algo de tiempo-.

El resultado de dos meses de servicios mínimos blogísticos se ha ido dejando notar en las estadísticas de acceso al web. Es lo que tiene no mantener actualizado un blog. El ritmo era creciente hasta junio, cuando se alcanzó el máximo histórico (292 visitas en un día); pero, y siempre según el plugin de WordPress PopStats, desde entonces hemos descendido aproximadamente un 40%: de 170 a poco más de 100 visitas diarias de promedio en septiembre.

Estos datos coinciden con los ofrecidos por Awstats, un software de estadísticas que corro sobre los logs del servidor web. Desde enero hasta hoy, popigirl aka dolorespop! ha registrado casi 34.000 visitas de algo más de 12.000 teóricos usuarios diferentes.

Al principio de verano, coincidiendo con el inicio de la jornada intensiva, me las prometía muy felices: un montón de tiempo para escribir y una lista creciente de asuntos que me apetecía tratar. Al final de ambas, la temporada estival y la jornada continua, las ganancias han sido exiguas y el saldo negativo: julio no estuvo mal del todo, agosto fue deprimente y este mes iba por el mismo camino hasta hace unos días; pero aún estoy a tiempo de recuperar -como es habitual en los exámenes de septiembre-.

Así que, querido fan chimp y compañía, no te relajes porque como puedes ver ¡he vuelto!

Por la boca muere el pez

Lunes 24 abril 2006

Comprobado: la importancia de llamarse Eduardo es algo distinto a la de ser honrado. Para los que no saben de que estoy hablando, por favor lean antes mi apunte primigenio titulado La importancia de ser… ¿Eduardo? y no pasen por alto los comentarios, en especial el de Eduardo Arcos, el protagonista de esta pequeña historia. Desde entonces, y a pesar de lo que él aseguró en su comentario victimista, no he recibido ningún tipo de contestación por su parte. Y es que por la boca muere el pez.