Archivo del mes de julio 2006

Germandat mercantilista de donants de sang de Mallorca

Domingo 30 julio 2006

Cartel del concierto 'Disfruta. Salva vidas.' Babasónicos, Maga, La Gran Orquesta Republicana y Sterlin tocarán en el pueblo de Porreres el viernes 11 de agosto. Hace unos días, cuando me enteré de que podría ver a Maga presentar su estupendo último disco en Mallorca me puse muy contento. Además, el hecho de que para los donantes de sangre hubiera un precio especial -a pesar de que para los porrerencs fuera gratis- fue un detalle que me gustó todavía más. Pero eso era antes. Ahora, después de haber visto la publicidad del evento, estoy indignado con la que desde este momento denominaré Germandat mercantilista de donants de sang de Mallorca. Y es que resulta que estos señores han metido la pata hasta el fondo y han convertido lo que era una muy buena idea en un auténtico fiasco.

(más…)

El Inquilino Comunista y Nueva Vulcano en Campanet

Domingo 23 julio 2006

Cuatro amigas de Campanet

Siete de julio de 2006: la noche que prometía ser recordada por el reencuentro con El Inquilino Comunista terminó convirtiéndose en la del descubrimiento de Nueva Vulcano. Hace algunos meses me preguntaba cómo sonarían El Inquilino Comunista una década después. Ahora ya lo sé: suenan antiguos. Todos tendemos a idealizar los recuerdos, es cierto, pero yo esperaba encontrar a un grupo que pese a los años de paréntesis y a tocar sus temas de siempre, hubiera evolucionado o cambiado de alguna manera, que pudiera ofrecer una reinterpretación de esas canciones desde un nuevo punto de vista. En lugar de eso, lo que me encontré fue como si se hubieran pasado desde mediados de los noventa en un congelador criogénico, ignorantes de todo lo sucedido en el mundo de la música y ahora, al devolverlos a la vida, continuaran viviendo en aquella época y les faltaran referencias más actuales.

(más…)

Los otros clásicos del verano

Miércoles 12 julio 2006

Estamos en verano, es obvio, y además del calor, las vacaciones y la playa, las terrazas y las jornadas intensivas, los escotes profundos y las faldas mínimas, y todas esas cosas que consideramos buenas y agradables de la temporada estival, ya han empezado a llegar esos otros clásicos del verano. El primero: La huelga de los sinvergüenzas de los pilotos jet-set de Iberia, que espero que les salga bien cara -en los tribunales- por lo absurdo de su intromisión en las decisiones de la empresa para la que trabajan. Hoy contaban en unas telenoticias que estos señoritos han convocado huelga en verano 24 de los últimos 27 años.

Y supongo que no tardaremos en sufrir las consecuencias de los desmanes de esos otros grandes profesionales de nuestros buenos vecinos: la clásica huelga de los controladores aéreos franceses. Y, por supuesto, también esperamos ansiosos esas otras manifestaciones legales de defensa de los derechos laborales, tan entrañables en estas fechas, como son las escenas de nuestros aeropuertos llenos de basura, desperdigada a sabiendas por los supuestos encargados de retirarla. Y es que la ventaja de la huelga es que te permite sacar al gamberro caradura e insolidario que todos llevamos dentro.

La Búsqueda, El Columpio Asesino y Delorean

Miércoles 12 julio 2006

Aviso: Este apunte debería haber salido hace semanas -cuando de hecho lo escribí-, pero me ha llevado mucho tiempo revisar y seleccionar las fotos que lo ilustran. Es más, por este mismo motivo voy retrasado con las notas sobre el concierto gamberro -en el mejor sentido- de L-Kan en el Port de Soller y, por supuesto, con la crítica del de El Inquilino Comunista y Nueva Vulcano en las fiestas de Campanet. Por eso he preferido dejar intacto el texto original.

Sant Joan gloriós

Mientras espero a que llegue el viernes 7 de julio para acercarme a Campanet y revivir (o algo parecido) la experiencia de un concierto de El Inquilino Comunista, este caluroso fin de semana de Sant Joan he hecho doblete: La Búsqueda el jueves y El Columpio Asesino más Delorean el viernes ¡Mi enhorabuena a Muro por esta muestra de buen gusto!

(más…)

Adiós a Es Carreró

Lunes 3 julio 2006

Sesenta tardes de verano. Son las que tengo por delante a partir de hoy gracias a las bondades de la jornada intensiva. Sin duda, es un buen momento para hacer una lista de propósitos, y cumplir al menos la mitad. Pero de momento, la primera cosa que ya no podré hacer es acercarme a tomar algo a Es Carreró. Miguel Ángel lo cerró ayer despues de muchos años abierto, tantos que ya era todo un clásico en Palma.

He de reconocer que últimamente no lo visitaba prácticamente nunca y que, desde luego, me gustaba más en sus primeros tiempos, cuando hacían conciertos. Seguro que muchos guardamos buenos recuerdos del local. Por ejemplo, la primera vez que hablé con Joan fue precisamente allí y, a raíz de esa conversación, poco después haríamos una sesión de fotos promocionales para su grupo de entonces: los Dirty Boots, como se llamaban antes de cambiar su nombre por el de Frankenbooties; muchas caras y muchos nombres que he olvidado; otros asiduos de los de toda la vida han sido los miembros de Satellites, pero quien más y quien menos ha pasado por su barra.

Y por eso hoy que inicio la publicación de una serie mensual de imágenes de archivo, de esas que a menudo despiertan sonrisas, comienzo con esta foto de aquel mítico concierto de Hijos de Sánchez en el Bar Es Carreró con su famosa sargantana -obra de una injustamente desconocida artista local- al fondo. No he sido capaz de recuperar la fecha exacta pero calculo que debió ser alrededor de 1995.

fotomemoria #1
Concierto de Hijos de Sánchez en Es Carreró

Aroah y Christian Kjellvander en el Waiting for Waits 2006

Sábado 1 julio 2006

Ayer jueves estuve en el Centre Cultural Sa Nostra con motivo del concierto inaugural del Waiting for Waits 2006 edición veraniega. Tocaba un cantautor sueco, Christian Kjellvander, y abría el concierto Aroah. Desoyendo la recomendación del Sr. X aka Amic, no renunciaré a opinar sobre este -o cualquier otro- tema que me parezca interesante.

Sinceramente, la actuación de Kjellvander me aburrió. No se confundan: toca y canta bien, y sus canciones y letras valen la pena pero, a pesar de algún momento realmente brillante, en conjunto su música me pareció fría, evocadora de paisajes gélidos y desiertos; un contraste demasiado acusado con el calor veraniego de nuestra querida sunny Majorca. Sueco por sueco, me quedo con Jens Lekman. A pesar de todo, por recomendación de Tomeu, compré su primer disco: songs from a two-room chapel; y por decisión propia también el último: Faya.

Lo de Irene Tremblay, aka Aroah, fue otra cosa bien distinta. Subió al escenario con un vestido rojo y nos hizo pasar pena (sufrir) a todos. No por el vestido, sino porque debía hacer años -su último disco The last laugh es del 2003- que no cogía la guitarra y tocaba sus canciones. Equivocaciones continuas, nerviosismo, divagaciones habladas al más puro estilo de un guión de Isabel Coixet, nerviosismo, paciencia, determinación, persistencia, intentos infructuosos de hallar el camino, nerviosismo… frustración consigo misma, shit!. Si no recuerdo mal, por tres veces lo intentó con la sublime Katherine says sin conseguirlo. Aún con todo, yo se lo perdono, porque no se dió por vencida y aguantó hasta el final. Ya tenía su primer trabajo largo No podemos ser amigos -que me encanta- y al finalizar el concierto, como no podía ser de otro modo, me hice con su último larga duración. Irene, por favor, ¿por qué no actualizas ese incipiente blog?

Desde aquí un saludo para la simpática chica que compartió concierto y conversación conmigo, y a la que olvidé preguntar el nombre. Un error imperdonable.

Hipocresía, dopaje y deporte

Sábado 1 julio 2006

Gracias a los medios de comunicación estamos al corriente de que ciertos corredores de primera línea de ciertos equipos ciclistas no podrán tomar parte en la próxima edición del Tour de Francia. O bien hace tiempo que no escribo sobre algún tema contradictorio y echo de menos la marcha, o bien, al contrario de la opinión de popiboy, me gusta recibir críticas ¿quién sabe? Pero el caso es que estoy a favor del dopaje en el deporte o, lo que es lo mismo, en contra de la hipocresía en el deporte (y en la prensa y en la política y en la sociedad y en…).

Lo siento señores. Para mí no tiene sentido esta persecución y demonización de los deportistas, que probablemente se ven abocados -si no obligados- a tomar parte en este juego, cuando los organizadores y los medios de comunicación y el público en general lo que pide es espectáculo y récords. ¿O acaso el hombre no ha intentado siempre superarse por todos los medios -físicos, químicos y espirituales- a su alcance? ¿O es que lo de ahora es dopaje y lo de antes era sólo deportividad en estado puro, espíritu de sacrificio y superación? ¡Por favor, no me hagan reir!

Si ciertas prácticas son peligrosas, si se pueden considerar un delito contra la salud pública, la forma de actuar es denunciarlo ante los tribunales. Pero en este caso, ¿a quién denunciar? ¿quiénes son las víctimas y quiénes los verdugos: los ciclistas, los equipos, los organizadores, los patrocinadores, el público…? Y qué me dicen de las razias a media noche para obtener fluidos, con literal nocturnidad y alevosía, ¿no son un comportamiento inhumano y vejatorio?

Si yo dirigiera un equipo ciclista tengo claro lo que haría: hablar con los demás directores de equipo y convencerles de dar plantón al Tour, al Giro y a la madre que los parió. No money, no honey!