Sobre el futuro de la distribución de la música

En una respuesta a la posdata de mi comentario a su nota La larga cola, Eduardo Pedreño decía…

Gracias Julio. Me intriga eso de que los soportes físicos no van a desaparecer. ¡Si ya lo dicen hasta ellos mismos! Aclárame el argumento que me interesa mucho.

Y como a medida que escribía, mi contestación se iba haciendo más y más extensa, al final he optado por publicarla aquí.

Hola Eduardo,

Yo creo que en el futuro coexistirán la música distribuida exclusivamente por medios electrónicos con la música sobre soportes físicos, ya sean éstos CD, SACD, DVD, BluRay o lo que se inventen después. Y lo harán básicamente por:

  1. Creo que los discos son piezas (obras) conceptuales, no una mera colección de canciones sin ton ni son, y esto incluye la portada, el libreto, la galleta, etc. Y pienso que la gran mayoría de músicos así lo entienden.
  2. De momento, las discográficas están jugando a aportar más valor a la pieza: ediciones limitadas, packaging más atractivo, videos como bonus… Ese creo que es un buen camino y si siguen en esta línea tendrán mercado. Y si además pusieran precios más razonables, ni te cuento…
  3. Siguen apareciendo nuevos formatos como el SACD y otros (sin éxito masivo, es cierto), y los antiguos como el vinilo no sólo no desaparecen sino que gozan de relativa buena salud.
  4. En mi opinión de melómano, “coleccionista” de discos, músico frustrado y aficionado al hifi de alta gama, un fichero de audio digital no puede aportar la misma “experiencia”. Es como asistir a un concierto en directo en comparación con escuchar música grabada. Y mucho menos los formatos con pérdida (lossy en inglés) como el mp3, el ogg vorbis y otros.
  5. No menosprecies la palabra “coleccionista” del párrafo anterior porque es clave: Un aficionado a los sellos, disfruta de coleccionar originales, no fotos o reproducciones de altísima calidad de los mismos. A muchos aficionados a la música nos sucede igual, y si hay demanda, habrá oferta.
  6. Por último, y al margen de todo lo anterior, la gente no suele ser consciente de que los formatos de archivos digitales en general (ya sean de audio, de programas de ofimática o de gráficos, al igual que los S.O. y cualquier software…) sufren de un nivel de obsolescencia más elevado que los formatos físicos, y que ésto puede llevar a que en el futuro sea más o menos dificil encontrar software que reproduzca tus “antiguos” archivos de audio digital.

Quizá me equivoque, pero yo no veo la desaparición de la música sobre soportes físicos ni tan inmediata ni tan generalizada.

9 Comentarios a “Sobre el futuro de la distribución de la música”

  1. joan vich Says:

    totalmente de acuerdo. y siguiendo el hilo que abrí en BSA, te diré que el 90% de los discos que compré en sevilla fueron en vinilo (nuevo y usado).

  2. Renko Says:

    Igualmente de acuerdo contigo hasta en las comas

  3. popigirl aka dolorespop! » Sobre el futuro de la distribución de la música (parte 2) Says:

    [...] Interesantísimo se está poniendo éste debate sobre el futuro de la distribución de la música a dos blogs. Eduardo responde a mis argumentos y los lectores de ámbos aportan nuevas visiones con sus comentarios, y todo en el marco de la educación y el respeto ¡Es fantástico! [...]

  4. Acuario Gratis Says:

    Pues lo siento mucho, pero no estoy de acuerdo.

    1- Lo discos son un par de canciones interesantes y unas cuantyas mas de relleno, que no interesan a nadie. La mayoria de gente, cuando pueda, se limitara a comprar las interesantes prescindiendo del resto.

    2 – En este punto tienes razon. Si el disco incluye videos, carteles, libreto y una cuidada presentacion sin duda se vendera. Posiblemente su principal mercado sea el del coleccionista y como articulo de regalo.

    3 – Todos los soportes fisicos estan en clara decadencia; cada vez se venden menos. Todos los nuevos formatos incorporan DRM, lo cual hace que el usuario los rechaze. En cambio la venta on-line, tipo IPOD o tonos de moviles, crece como la espuma.

    4 – Los sistemas de compresion, incluidos los LOSSY son indistinguibles del original para la imensa mayoria de las personas. Dicen que los MP3 tienen mala calidad; no me extraña pues es un formato con 10 años a cuestas, con multitud de compresores de dudosa calidad y hechos por un aficionado en su casa con mas corazon que conocimientos.
    Os recuerdo que el MINIDISC de SONY es un formato LOSSY peor que el AAC o el ORG y satisface en calidad a la mayoria de los melomanos..

    5 – Repeticion del punto 2. Si la presentacion es cuidada y el precio es moderado, sin duda surgira un mercado de coleccionistas y articulos de regalo.

    6 – Todos los formatos y sistemas son muy efimeros. El soporte digital, mientras no incorpore DRM, es perfectamente convertible a un nuevo formato. En cambio el soporte fisico muere con el aparato reproductor.

    Por contra es evidente que:
    1 – Hacer copias electronicas tiene un coste de casi cero. El formato fisico siempre costara algo.
    2 – Las copias electronicas no tienen limitaciones en cuanto acontenidos adicionales. Puedes añadir un video, imagenes de alta calidad, etc. Y de nuevo a un coste por copia cercano a cero.
    3 – Producir el MASTER de una copia electronica es sumamente barato y al alcance de cualquier interesado. El master de copia fisica siempre sera caro. Eso limita las tiradas pequeñas.
    4 – Desaparecen los intermediarios. Entre el autor y el usuario solo hay un distribuidor electronico (y a veces ni eso). Esto abarata el precio y aumenta los ingresos del artista.
    5 – Fabricar, transportar, almacenar y distribuir cosas fisicas es caro. En cambio hacerlo con bits es casi gratis.
    6 – Si el mercado de coleccionista es pequeño, y dada la gran carestia de tiradas pequeñas, es muy posible que la mayoria de la musica nunca vea una copia fisica.
    7 – No se necesita una discografica para hacer una edicion digital, dada la escasez de medios necesaria y lo barato que resulta. Los rechazados por las discograficas se iran a la copia electronica.
    Por tanto, cuando el autor vea que cobra mas por una copia electronica y el consumidor vea que la copia electronica le cuesta la decima parte, la copia fisica practicamente desaparecera.

  5. julio Says:

    Hola AG, y gracias por argumentar tan extensamente tu desacuerdo :-) pero, sinceramente, yo no creo que en general los músicos se lo planteen así: hacer dos buenas canciones y enroscarnos las otras ocho o diez malas que han compuesto y que ellos saben que no hay por donde cogerlas. Por lo menos no pienso que suceda como dices en la música que no ha sido diseñada en un despacho, fabricada en un laboratorio y promocionada masivamente en radio y tele fórmulas.

    Con respecto a los soportes y los formatos, en mi opinión, cualquier intento de utilizar DRM y mecanismos de control de derechos de reproducción será -incidentalmente- burlado. Y el tema de la calidad es discutible: a ti te puede satisfacer la calidad de un determinado formato de audio pero eso no significa que sea objetivamente “bueno” o “suficiente”. Hay compresores malos pero también los hay “buenos”. A mayor conocimiento, no quiero llamarlo cultura, mayor criterio para diferenciar esas distintas calidades y elegir en consecuencia. Por eso no puedo defender que se venda una canción en un formato intrinsecamente “deficiente”, por ejemplo mp3, a 1 euro. Ya me resulta duro pagarlo por un audio cd porque tampoco considero que sea suficientemente bueno. En cualquier caso, con relación a la obsolescencia de los formatos, lo importante no es que sea técnicamente posible convertir un archivo de un formato a otro, sino que posiblemente sea dificil hacerlo porque no podrás ejecutar el software de hace digamos 2o años en un sistema informático de los próximos 20. En este sentido, yo no veo mucha diferencia entre el reproductor físico y el reproductor de software.

    Lo que más me llama la atención de tus argumentos es que con costes por copia digital tendentes a cero, la gente que compra estas canciones digitales y estos politonos los pague a precios tan absurdamente caros, y encima estén contentos. A pesar del coste marginal de la copia electrónica, no olvides que los soportes son siempre físicos (discos duros, memorias de estado sólido…) ni tampoco que gracias a las economías de escala es posible producir productos físicos a precios bajos. Producir un audio cd cuesta menos que una canción mp3 del iTunes.

    Definitivamente, hay y habrá un mercado de producción y distribución digital de música pero nada es comparable al placer de poder comprar un anticuado soporte físico después de un concierto. Y además aquellos autores que reciben cierta cantidad de discos como pago por parte de su discográfica, muchas veces ganarán más ;-)

  6. joan vich Says:

    por la cuenta que me trae, yo creo que lo de que los autores venderán su producto directamente al público es posible sólo en el caso de los muy organizados y con energía suficiente para dedicarse a ambas cosas… que son los menos.
    aunque la discográfica no sea ya absolutamente necesaria, sí es un puente entre el músico y los medios, y también entre el músico y un público que necesita un filtro fiable entre la avalancha de producciones disponibles en la red…

  7. mario ansoleaga Says:

    Los formatos físicos no desaparecerán sino que están desapareciendo día a día, a cada minuto por cada tienda que se cierra, ya no hay mercado para un negocio caduco, fuera de época o es que a un joven de 12 o 14 años, lo van a convencer a que compre un cd original ?.
    Si no lo hacen ahora, menos lo harán cuando sean mas viejos, y los viejos que quedan, seguirán comprando discos (vinilos o cd.s), yo crecí con el cassete y el vinilo, y obté por la tecnología y tiré los discos de vinilo y los cd,s cassetes a la basura, ahora me bajo lo que quiero y pago también por algunos temas de discos que me gustan.
    Me cambié a lo digital porque me gustó y muchos amigos también lo hicieron, llevando consigo un gran cambio en la forma de pensar y escuchar la música, por ejemplo ya no me nace ir a una tienda de discos y comprar algo que para mí, me resulta obsoleto , me lo bajo de internet con carátula y todo, y la parafernalia de mirar un disco, su arte de tapa como le llaman algunos me resulta patético.
    ¿POR QUÉ? porque ya no salen discos con verdadero arte de tapa como los de antes.
    Para que decir un vinilo que tiene tantas imperfecciones en el audio y no me vengan a decir a mí que no las tiene, porque es un sonido imperfecto y eso es, lo que lo hace tan especial.(Su sonido a papa frita, ese ciseo producido por el DMM).

    En un vinilo la separación de canales como el stereo, son pésimos, los últimos minutos del surco del vinilo provocan una estrechez y un sonido no muy ideal.
    El cd Original suena digital, el único valor que podría llegar a tener es su tapa y libreto.
    O sea, el negocio se muere, donde vivo por lo menos ya no hay tiendas de discos y no lo habrán, cerraron hace mucho tiempo.
    Los sellos ya no mandan cd,s y promos , para que decir los vinilos no los cotiza nadie, solo los melómanos (bichos raros que solo hablan de música), pero la persona común y corriente como uno, no desea y no fetichea con esas porquerías.
    Ahora acabo de entrar en una página donde se premiaba a una artista por su gran venta que tuvo de su disco vendido única y exclusivamente por internet , esto ya no es novedad, ya que muchos han obtado por lo mismo. Madonna, Rollins Stones, Bjork, Peter Gabriel, etc,
    Yo creo que el gran paradigma de la música es la Internet, y no el cd, el dvd mp3 mp4,,

  8. junai_rnr Says:

    ¿Cuál será el destino de la industria discográfica? Es una interesante pregunta que hoy en día está muy presente. Si sigue el formato físico o no, si será sustituído por el formato digital virtual. Yo pienso que convivirán las dos en realidad.
    Con respecto al concepto de disco y de canción suelta, me parece que hay un circulo vicioso acá. En los años 40 o 50 por ejemplo, cuando surguía en Rock and Roll y antes el Rhythm and Blues, la música se vendía mayoritariamente en singles, osea canciones sueltas porque era lo que realmente a la gente le gustaba, la canción en sí. Ya adentrandos en la mitad de los 60 la cosa estaba cambiando, ya había una preferencia por el disco, por la macro estructura, ejemplo de esto: Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band de Beatles, Are You Experience? de Hendrix, más andelante Dark Side Of The Moon de Pink Floyd. Y hoy en día se prefieren nuevamente los simples con todo esto del mp3, seguramente el día de mañana se vuelva al disco como concepto artístico.
    Con el tema de los formatos, podría convivir con los dos (virtual y físico) porque me parece que tienen un uso distinto. El formato virtual comprimido (ej. MP3) es un formato que recorta frecuencias cuya calidad de sonido (por más que haya casos en los que no es tan notorio) es inferior a la del audio CD. Éste formato está más centrado en el área de los reproductores portátiles, como para andar en la calle escuchando música con auriculares donde la calidad de sonido mucho no importa.
    El formato físico, como el CD y ojalá se termine de implementar el SACD es para sentarte en tu casa a disfrutar de una buena calidad de audio.
    Hubo alguien ahi arriba que habló del Master de el formato digital era más economico que el de formato físico, cosa que no es verdad en absoluto. Yo soy músico y además soy técnico de grabación y te aseguro que a lo que se apunta en la masterización de el formato digital y al físico es lo mismo y se hace lo mismo. Es más, la masterización se hace para CD, el formato mp3 se desprende de la copia del CD.

    Saludos

  9. popigirl aka dolorespop! » ¿Y ahora qué? Says:

    [...] alta fidelidad y de nosotros mismos los consumidores, como hacía en el tan lejano marzo de 2008 (aquí y aquí), la pregunta ¿y ahora qué? va del fin de una época, significa que el disco compacto (el [...]

Leave a Reply