Sobre el futuro de la distribución de la música (parte 2)

Interesantísimo se está poniendo éste debate sobre el futuro de la distribución de la música a dos blogs. Eduardo responde a mis argumentos y los lectores de ámbos aportan nuevas visiones con sus comentarios, y todo en el marco de la educación y el respeto ¡Es fantástico!


Aclaración sobre la tendencia a la canción suelta

Yo no conozco los datos de estadísticas de ventas de iTunes (ni los de descargas mediante redes p2p), pero me parece extraño que éste número se refiera exclusivamente a la venta de canciones sueltas; es decir, en iTunes se ofrecen álbumes completos que puedes adquirir por canciones, pero ¿estás seguro que en esas cifras se distingue entre aquellos que han adquirido un disco entero canción a canción y los que sólo han comprado algún tema suelto? Sinceramente, yo no lo creo y, si estoy en lo cierto, eso significaría que la tendencia que sostienes no sería tan pronunciada, ¿verdad?

No obstante, sí estoy convencido que muchos de los usuarios de iTunes son consumidores de hits y que otros tantos escuchan primero los fragmentos de las canciones y después compran sólo aquellas que les han gustado. Aunque, me parece raro que a este tipo de consumidor sólo le guste o le interese un tema o dos de un artista… lo normal sería que gracias a una canción conoces al artista y a partir de ahí vas escuchando sus composiciones, y unas canciones te gustarán más y otras menos, pero salvo que el disco en conjunto sea malo (i.e. que pocos temas te gusten), me imagino que la gente preferirá comprarlo entero (aunque sea canción a canción).

Por otro lado, conviene recordar que no todos los estilos musicales están basados en “canciones” y por consiguiente en tracks conceptualmente independientes. Por ejemplo, no me imagino a tu padre, bajándose exclusivamente el segundo movimiento del concierto para piano y orquesta número 2, opus 83, de Brahms; puede hacerse, pero no sería lo habitual. Ya sé que la música clásica (y otras del tipo que comento) por desgracia son minoritarias en comparación con los principales estilos de música moderna, pero aunque poco, algo contarán ¿no?

El disco como obra conceptual

En cualquier caso, y al margen de lo que pensemos que el mercado demanda, la mayoría de los artistas (y aquí me refiero exclusivamente a los estilos musicales basados en canciones) siguen un ciclo de trabajo definido: componer, componer, componer… grabar, y tocar, tocar, tocar…; o dicho de otro modo, no distribuyen (venden) y promocionan (tocan en conciertos) el fruto de su trabajo hasta que no han reunido un número suficiente de temas: unas veces son pocos y otras muchos.

La primera conclusión es que los músicos seguirán produciendo colecciones de canciones.

Y la segunda que el álbum sí es una obra conceptual aunque a veces el único concepto que exista sea el criterio temporal, el que se haya compuesto entre unas fechas determinadas. En cambio el single, entendido como hit, sí que es un (buen) invento de la industria. Aunque tenga éxito. Esto sería un buen ejemplo de fat head, lo cual me lleva al siguiente argumento.

La larga cola, de nuevo

Es curioso que la teoría que originó nuestras conversaciones sea precisamente lo que parece que olvidas en varios de tus argumentos :-) Es decir, en un escenario de distribución global y especialmente en un entorno digital, el que un producto o unos gustos sean minoritarios no implica su desaparición sino todo lo contrario, puesto que su comercialización puede ser rentable.

Concretamente yo lo aplicaría a lo de que el vinilo como formato esté muerto, lo cual desde mi punto de vista no es cierto; sólo fíjate en la música electrónica y los DJs, el scratch que acompaña a raperos y cantantes de hip-hop, etc. De hecho, hoy en día se editan muchas de las novedades en este formato, y además la calidad y grosor del plástico ha mejorado ostensiblemente. Tampoco conviene olvidar el mercado del disco de segunda mano que, aunque no tengo datos, supongo que crece de año en año.

Y también a tu argumento sobre los coleccionistas. El ser humano es un coleccionista de objetos y como coleccionar archivos binarios no es de lo más emocionante, este es un factor que dificulta y ralentiza, sino impide, la desaparación de los soportes físicos.

Cosas de la tecnología (digital)

¿Cuantos ficheros (datos) de hace 20 años guardas? Yo muy pocos, seguro; ni siquiera me acuerdo… ¿Y sobre que soporte: floppy, cinta…? Yo creo que tengo algunos disquetes de 5’25” y otros de 3’5” y alguna cinta, pero ya no poseo ningún equipo con estos dispositivos y, además, igual no funcionarían o los propios soportes estén deteriorados… ¿Has pasado tus vinilos a cd, tus cintas VHS a DVD, o has rehecho tu colección? Apuesto a que no :-)

En definitiva, además de compartir contigo la apreciación sobre los sistemas de DRM, adonde quiero llegar es a que, una vez dado el paso de tecnología analógica a digital, el proceso de popularización de un nuevo formato o tecnología es muy lento a menos que el usuario aprecie unas ventajas muy evidentes e importantes, cosa harto complicada de lograr. Por eso, la amplia mayoría de los consumidores de audio digital utilizan mp3.

Para mí éste es el verdadero motivo de la supremacia del mp3, no una cuestión de ancho de banda o de espacio de almacenamiento (otra cuestión importante en el mundo digital), ni siquiera de la calidad intrínseca (bastante baja incluso a bitrates elevados) o percibida del formato. Como ya dije, conozco los formatos “sin pérdida” y de hecho, he comprado discos en formato Monkey audio y Musepack pero para escuchar en el ordenador o en reproductores portátiles uso mp3.

Concluyendo

Por eso pienso que el futuro de la distribución musical es mixto; y por eso no me interesa en absoluto pagar el precio actual de un cd por las mismas canciones en mp3 (o en cualquier otro formato comprimido con pérdidas); por eso me parece carísima la tienda de iTunes, un robo mayor que el de los cd (teniendo en cuenta que los costes de distribución digital son muy inferiores al de los soportes físicos); y por eso estoy encantado con el modelo de negocio de allofmp3, del que por cierto debo escribir un apunte ya :-).

Y perdón por el ladrillo, jejeje.

10 Comentarios a “Sobre el futuro de la distribución de la música (parte 2)”

  1. Eduardo Says:

    Pues sí, un poco largo. Como sigamos así escribimos un libro :-P

    Dame unos días para digerirlo y responder, que el fin de semana es para descansar.

  2. julio Says:

    Ja, ja, ja, ja… sí perdón. Lo del libro molaría… ;-)

  3. renko Says:

    pues mira, sobre el número de itunes que se habían vendido te puedo decir que el otro día leí que ya habían sobrepasado la barrera de los mil millones de canciones. Casi nada…

    Y sobre el allofmp3… hace tiempo que lo descubrí y es flipante! es como comprar mp3 a granel y a un precio tirado, como a nosecuántos céntimos el mega descargado…. pero claro, por muy legal y barato que sea, entre allofmp3 y el emule……

  4. Roberto Says:

    Todo tiene su encanto.
    A mi, sin ir mas lejos, me resulta cuando menos evocador de otras épocas vividas, el “repiqueteo” de la aguja de mi tocadiscos, es algo especial.
    También recuerdo mi primer “walkman” con unas pilas que se te iban en cuanto rebobinabas dos veces la cinta.
    Las horas entregadas a pegar con mucho mimo las cintas de cassette que el maldito aparato de mis padres apenas podía reproducir, y, a veces me rompia la cinta que mas estima tenía.
    Esa cinta continuaba comigo, y el salto producido en la reproduccion de la misma, entraba en tu cabeza como si fuera otra version de la misma canción. Tanto, que cuando la escuchabas bien en la radio, o algun local, en ese trozo, me perdia si no escuchaba el salto tan familiar a mis oidos.
    Dicha esta perorata, que viva el cd, el soporte informatico y todo lo que sea para continuar escuchando buiena musica.
    Y si puede ser al mejor precio posible.

  5. julio Says:

    Pues yo prefiero comprar un disco en formato mp3 a 320kbs VBR por 1 y pico o 2 euritos y bajármelo al instante, que tener que esperar turno en la mula. Eso y la posibilidad de disponer de archivos codificados en un formatosin pérdidas es lo que me mola de allofmp3.

    Sí, tienes razón Roberto, a mí también me pasaban/pasan estas cosas con las canciones alteradas por causas externas. Pero no tanto con los vinilos. Soy ultra-maniático de la limpieza y conservación de los discos. De hecho, hasta que consiga comprarme una máquina limpiadora u otra (uno de mis inconfesables caprichos), no me apetece comprar vinilos de segunda mano. De todos modos, hace unos dos años que no he comprado ningún vinilo.

  6. obiwan Says:

    És realment legal aquest servei de allofmp3 ?

    El fet que el lloc web estigui ubicat a Rússia no m’inspira massa confiança. Si al final, si que és legal, em sembla que aquest será el futur de la distribució de la música online.

    Al final la indústria canviarà en aquesta direcció, eliminant intermediaris.

  7. renko Says:

    pues sí, totalmente legal.. buenobonitobarato

  8. julio Says:

    Finalmente publiqué el apunte sobre allofmp3, podéis leerlo aquí.

  9. Magda Says:

    Con lo fetichistas que somos en el siglo XXI (léase coleccionistas, frikis,…) no creo que dejen de lado el soporte físico.

    Yo misma adoro tener el libreto con las letras de las canciones, y aunque también se pueden bajar de internet no es lo mismo…

    Un besazo

  10. julio Says:

    Lena :-], lo de fetichista me ha gustado… no me veía como tal… pero visto así hasta tiene bastante gracia: somos miembros de la sociedad de fetichistas a favor de la música plastificada y empaquetada, y cuanto más completo sea el contenido y más bonito sea ese envoltorio, mejor.
    Besos también para ti.

Leave a Reply