Archivo del mes de octubre 2005

¿Publicidad inteligente?

Domingo 23 octubre 2005

Foto de un cartel publicitario del Govern Balear Nueva entrega de la interesante serie frikismo extremo.

¿Cómo se puede ser tan poco hábil? ¿A quién se le ocurre hacer una publicidad de un curso de idiomas, dirigido a personas que no entienden el idioma, escrito en el susodicho idioma?
Seguro que los responsables andan ahora sacudiendo la cabeza y preguntándose por qué este año se ha apuntado tan poca gente.

Este catalanismo es totalitario e imperialista

Domingo 23 octubre 2005

Hoy domingo 23 de octubre, ni el telediario del mediodía de la primera de TVE, ni el periódico El País (tanto en su edición impresa como en la digital), se han hecho eco del incidente que se cuenta en esta noticia de EuropaPress. En las noticias de Telecinco, por ejemplo, sí ha salido pero en la edición digital de El Mundo, por otro lado, tampoco lo he visto. ¿Casualidad? Yo no lo creo. El gobierno valenciano ya ha protestado y con razón, de eso habla precisamente la noticia. Pero lo más llamativo del asunto es que lo verdaderamente importante: El hecho en sí de que se haga propaganda política y sobre todo apología anexionista en un partido de fútbol, parece no sorprender ni escandalizar a nadie en el resto de España. Menos mal que a menos que el pueblo balear quisiera ser anexionado, cosa que dudo, ja en poden fer de bots aquesta gent!. Al fin y al cabo, no protestar va con nuestro caracter ;-) què hi farem!.

Generalizando, con Cataluña me pasa un poco como con los EE.UU.: Siempre me sorprende como pueden ser capaces de lo mejor y de lo peor. Admiro muchas cosas de su gente e incluso de sus dirigentes, pero con el ansia imperialista de algunos de ellos es que no trago. Ni lo de ayer tiene nombre ni la (falta de) reacción de los medios de comunicación es de recibo.

Otra perla: “Maragall propone una cumbre de presidentes de la Corona de Aragón” Haber A ver si al final resultará que los catalanistas defienden lo que podríamos llamar els països aragonesos. Y es que eso de los derechos históricos también ya clama al cielo, ¡vaya vergüenza! ¿Qué pensarían ustedes si saliera alguien reclamando hoy los derechos históricos de la nobleza? Pues esto es lo mismo. Si en el pasado no todas las personas disfrutaban de los mismos derechos, incluso había quien no tenía ninguno, ahora ésto ya no se lo cuestiona nadie y como tal está recogido en el primer artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En mi opinión, esgrimir estos antiguos derechos en pleno siglo XXI es una postura discriminatoria y más que conservadora. ¿Y resulta que quienes lo hacen se llaman a sí mismos progresistas? Ver para creer.

Mallorca y Eaktay Ahn

Domingo 23 octubre 2005

“Lolita, los periodistas de todo el mundo son casi siempre negativos, buscan defectos, extravagancias; pero los mallorquines son positivos, escriben con simpatía y respeto. Es algo único en elmundo.”

Quien habla es el maestro Eaktay Ahn, director de orquesta y compositor coreano que vivió en Mallorca durante veinte años y que contribuyó decisivamente en la fundación de la Orquesta Sinfónica de Mallorca, de la que fue su director titular hasta el año 1959. Esta cita está extraida del libro “Mallorca y Eaktay Ahn” escrito por su mujer, Mª Dolores Talavera -Lolita-, y publicado en Palma en 1972 con el patrocinio del Ayuntamiento de la ciudad. Libro que ahora, para conmemorar no sé si el cuarenta aniversario de su muerte o el centenario de su nacimiento, se va a reeditar en una versión bilingüe español-mallorquín (si mi información es correcta). Una pena porque supongo que con la traducción perderán su gracia pasajes tan divertidos como la anécdota de “no frissi” o de la difícil pronunciación de su nombre y la solución que encontró uno de sus amigos mallorquines.

En cualquier caso, recomiendo la lectura de este librito a todos los mallorquines en general y a los aficionados a la música en particular, no por su calidad literaria sino por el impagable retrato de la sociedad mallorquina de las décadas de los cuarenta y cincuenta. Además, Eaktay, o Eak-Tai como parece que se escribe ahora, a juzgar por lo que cuenta su esposa debió de ser un hombre increible: inteligente, amable, decidido… y una buena persona. A mí, detalles como el de los periodistas mallorquines de entonces, tan diferentes de los actuales, me producen sentimientos de envidia y nostalgia (por lo no vivido).